Polémico, y duro. 

Karol Dance se encuentra de vacaciones en África y lo está pasando muy bien, y así lo ha retratado en sus redes sociales. Conoció Tierra Santa, y otros paisajes inolvidables, sin embargo, fueron sus fotografías con niños en la pobreza de áfrica las que causaron una molestia generalizada en redes sociales.




Qué desesperante esa gente que limpia su imagen tomándose fotos con niños negritos” y “Karol Dance, un pelotudo haciendo turismo social y jugando al influyente. Así no destiñe en la linea editorial del matinal de Mega, perversa fuente de ignorancia, son parte de los comentarios que el animador ha recibido por sus publicaciones.




Ante esta situación Karol Lucero se mostró muy enojado y explicó las razones de su visita a Uganda.  “No puedo cambiar sus vidas, pero si su día… ¿Qué dirán? Es la pregunta que más sueños ha arruinado en el mundo; Solo sigo mis convicciones y como forma de agradecer lo afortunado que me siento en esta vida, elegí estar acá y hacer una pausa en mis vacaciones para generar lo más gratificante que podemos sentir los seres humanos; provocar la sonrisa de un niño”, partió diciendo el “loquillo” en Instagram junto a una fotografía donde aparece con un grupo de niños tras jugar un partido de fútbol.

Y en la cual agregó, “También lo hago en Chile, mi país; quizás no significa mucho esfuerzo como personaje público, pero quienes me conocen y siguen mis publicaciones en instagram saben que cada vez que puedo lo hago (por qué ahora no tendría que compartirlo?). Viajar 12.000km representaba un bonito desafío, conocer la realidad del continente Africano y ayudar in situ. Ya lo hacía de forma económica hace un par de años, pero no es lo mismo estar aquí, hacer una transferencia y sentirse mejor persona es lo más fácil”.




Para rematar con, “En junio conocí lo que hace voluntariamente @suubishope y me quise sumar a la campaña y colaborar con una escuela rural de Uganda; hoy podría estar en cualquier parte, pero aquí estoy, sintiéndome como nunca antes; en un camino que Dios me dio la posibilidad de conocer y que espero saber aprovechar; más allá de lo material y monetario que he podido aportar estos días, me quedo con lo sencillo, con la posibilidad de Jugar un partido de fútbol, de compartir un alimento sentados bajo la sombra de un árbol y de intercambiar la señal universal de la alegría, una sonrisa… Una imagen vale más que mil palabras, Gracias a quienes pasan y así lo entienden, a los que no, no los culpo. La aventura aún no termina, pero cada vez me queda más claro, La Felicidad solo es completa cuando se Comparte”.

No puedo cambiar sus vidas, pero si su día… ¿Qué dirán? Es la pregunta que más sueños ha arruinado en el mundo; Solo sigo mis convicciones y como forma de agradecer lo afortunado que me siento en esta vida, elegí estar acá y hacer una pausa en mis vacaciones para generar lo más gratificante que podemos sentir los seres humanos; provocar la sonrisa de un niño. También lo hago en Chile, mi país; quizás no significa mucho esfuerzo como personaje público, pero quienes me conocen y siguen mis publicaciones en instagram saben que cada vez que puedo lo hago (por qué ahora no tendría que compartirlo?). Viajar 12.000km representaba un bonito desafío, conocer la realidad del continente Africano y ayudar in situ. Ya lo hacía de forma económica hace un par de años, pero no es lo mismo estar aquí, hacer una transferencia y sentirse mejor persona es lo más fácil. En junio conocí lo que hace voluntariamente @suubishope y me quise sumar a la campaña y colaborar con una escuela rural de Uganda; hoy podría estar en cualquier parte, pero aquí estoy, sintiéndome como nunca antes; en un camino que Dios me dio la posibilidad de conocer y que espero saber aprovechar; más allá de lo material y monetario que he podido aportar estos días, me quedo con lo sencillo, con la posibilidad de Jugar un partido de fútbol, de compartir un alimento sentados bajo la sombra de un árbol y de intercambiar la señal universal de la alegria, una sonrisa… Una imagen vale más que mil palabras, Gracias a quienes pasan y así lo entienden, a los que no, no los culpo. La aventura aún no termina, pero cada vez me queda más claro, La Felicidad solo es completa cuando se Comparte.

Una publicación compartida de ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀Karol Jesús Lucero V. (@karol_lucerov) el

Por favor comparte y síguenos.
error